Recomendaciones de seguridad COVID-19

Antes de subirme al carro de las recomendaciones como se han hecho hasta ahora: sin explicar nada y esperando un seguimiento borreguil, quiero dar unas nociones sobre cosas que escuchamos cada día en las noticias y las redes sociales sin saber de dónde vienen.

Mecanismos de transmisión de gérmenes

Los mecanismos de transmisión son el conjunto de estrategias que utiliza cualquier germen para ponerse en contacto con el huésped. Existen distintos tipos de mecanismos. Les pongo una clasificación sencilla: directa, indirecta y a través de vectores.

Transmisión directa:

  • Por contacto: con fluidos corporales infectados (sexual, mucosas, manos).
  • Por mordeduras, arañazos o transplacentaria.
  • Aérea (hablar, toser, estornudar). Que a su vez se divide en:
    • Gotas de Pflugge: más grandes, caen al suelo rápido y no viajan más de 2 m.
    • Gotas de Wells: mucho más pequeñas, se quedan en suspensión.

Transmisión indirecta. El contagio se produce con separación en el tiempo y el espacio entre la fuente y el huésped.

Transmisión a través de vectores: mosquitos, pulgas y garrapatas que transportan gérmenes desde la fuente de infección hasta al huésped. 

Otro término importante es la puerta de entrada que es el lugar por donde penetra el germen para infectar al huésped. Ésta puede ser digestiva, respiratoria, mucosa o cutánea. Ésta puerta de entrada puede ser específica para algunos gérmenes y no servir para otro. Por ejemplo, el VIH no se transmite por los besos.

¿Qué hace el COVID-19?

Este virus se transmite principalmente de 2 maneras:

  • Por gotas de Pflugge, de ahí lo de la distancia de seguridad.
  • Por contacto, ya sea de manera directa (contacto estrecho con persona infectada) como de manera indirecta (la persona ha hablado o tosido sobre una superficie, se va, y después nosotros tocamos esa superficie).

Puerta de entrada del COVID-19:

  • El aparato respiratorio y las mucosas (ojos, nariz y boca). Existen datos de que se puede transmitir también a través de la orina o heces, pero no es algo de lo que preocuparse para no contagiar ni ser contagiado en el supermercado (espero…).

El virus no tiene patas ni alas.

Para que suceda un contagio, un virus tiene que viajar desde la boca-nariz del huésped hacia la boca-nariz-ojos de un nuevo huésped. Pero los virus no tienen capacidad de moverse por sí mismos. O bien los expulsan al hablar y toser o los movemos de un lado a otro con nuestras manos.

Entonces, si el virus no está en el aire, ¿por qué tenemos que usar mascarillas?

Quitando algunas mascarillas específicas que se utilizan en el hospital, las mascarillas NO nos protegen de contagiarnos porque, como decía, el virus NO ESTÁ EN EL AIRE. Sin embargo, si estás contagiado, evitan que eches las gotitas de Pflugge por el camino como si fueran miguitas de pan. 

Una característica importante de este virus es que en el 80% aprox. de las personas produce una infección asintomática, es decir, no sientes que tienes nada y esa es una particularidad del COVID-19 que ha hecho que se distribuya de esta manera tan general. 

Al final funciona como la inmunidad colectiva de las vacunas. Si todos vamos con la barrera para no echar virus, disminuyen mucho los contagios. Con lo cual, sí hay que utilizar mascarillas y sí sirven las de tela o caseras en mayor o en menor medida.

¿Y qué hay de los guantes?

Una persona contagiada tiene virus en su aparato respiratorio: nariz y boca. Ahí es donde vive y se multiplica. La única manera de que ese virus pase a estar en sus manos es porque previamente se haya tocado nariz-boca, de lo contrario NO puesto que no habitan en la piel. 

El tema de los guantes es controvertido. El virus no entra por la piel así que no son para nada útiles de la manera que se usan por la la población general. En el ámbito sanitario, los guantes son una herramienta de aislamiento de contacto, y como tal tienen sus instrucciones de uso. ¿Verdad que un sanitario no se pone unos guantes al inicio de su turno, toca a todos los pacientes, y se los quita cuando llega a casa? Suena ridículo. Sin embargo, ustedes hacen esto mismo cada vez que usan guantes. Poniendo el ejemplo de las cajeras, para que realmente funcionara, se deberían cambiar los guantes entre cliente y cliente. También te deberías quitar los guantes para abrir tu bolso para pagar o para mirar el móvil. Y volver a ponerte unos nuevos para coger tu carrito tras haber pagado e ir al coche. Entenderán que esto no es muy viable. 

Señores, el virus NO ENTRA POR LA PIEL, pero por donde sí entra es por la nariz, ojos y boca. Así que lo que realmente hay que hacer es NO tocarse la cara.

Después de los argumentos, vayamos a las recomendaciones:

MASCARILLA

  • Se debe usar. Protegeremos a los demás de nuestra posible infección aunque estemos asintomáticos.
  • Es correcto usarla al salir del casa. 
  • Es imprescindible adaptarla bien a la cara para NO volver a tocarla (no queremos que se nos contamine algo que está literalmente pegado a nuestra nariz y boca. Acuérdate, el virus no tiene patas ni alas, eres tú el que lo llevas a la puerta de entrada).

MANOS

  • Este es el punto fundamental donde se falla siempre y es lo que marca la diferencia ya que produce la mayor parte de los contagios.
  • Es imprescindible tener consciencia de las cosas que tocamos. Suena tonto, pero piénsalo y verás que todo el rato tocamos cosas sin darnos cuenta.
  • Cuando salimos de casa vamos a suponer que nuestras manos están contaminadas hasta que no se demuestre lo contrario (nos las acabamos de lavar, de poner solución alcohólica o unos guantes recién puesto con las manos limpias). Eso sí, desde que tocas algo vuelven a estar contaminadas, por lo que:
  • NO te toques la cara ni la mascarilla sin descontaminarte las manos primero (o quitarte los guantes). Si te pica la nariz o se te bajan las gafas siempre puedes rascarte con el antebrazo o el hombro 🙂
  • Decide qué cosas son “contaminadas” y, por ello, aptas para tocarlas con las manos sucias o guantes y que necesitan ser higienizadas al volver a casa. Aquí te hablo principalmente del móvil. Muere un sanitario cada vez que coges el móvil con los guantes contaminados.
  • Considerar los GUANTES = MANOS SUCIAS y no como manos protegidas. Es un error de concepto muy importante que tienen todas las personas no sanitarias. Al final los guantes son una herramienta de trabajo y hay que saber cómo usarlos, de lo contrario hacen más daño que beneficio. ¿Te suena lo de la falsa percepción de seguridad que muchos sanitarios dicen en sus redes sociales?

En este texto pretendo explicar la manera “sanitariamente correcta” de salir de casa para disminuir los contagios por COVID-19 pero aplica a todos los gérmenes que se transmiten por contacto. Es como lo hacemos los sanitarios, tanto para minimizar el riesgo hacia nuestros pacientes como hacia nosotros mismos.

No me ha resultado sencillo sintetizar unos conceptos que los sanitarios vamos interiorizando durante años y que requiere de mucha práctica e intentar explicar brevemente el porqué. Si tienes que llevarte un mensaje que sea éste: el virus está en tus manos y sólo contagian si los llevas a su puerta de entrada.

Bueno, y éste: GUANTES = MANOS SUCIAS.

¡Salud!

6 comentarios sobre “Recomendaciones de seguridad COVID-19

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: