Atrofia

Hoy me han enviado una publicación de Instagram de @buckangel y me preguntaban si lo que decía era cierto. Me pareció un texto muy interesante para hablar de algunas dudas muy frecuentes entre los chicos trans. Dejo el texto traducido:

Atrofia. Casi me mata. Yo transicioné de mujer a hombre hace más de 20 años. Soy un experimento. Nunca nadie me habló de la atrofia. NUNCA. He sufrido durante años unos dolores debilitantes. Casi siempre tras el sexo. Los ginecólogos (aquéllos que han accedido a verme, la mayoría no lo hace) dicen: “eso es un dolor normal”. Qué coj* es un dolor “normal”? Dicen eso porque no tienen ni idea. Sólo me seguían dando la testosterona y el dolor también. Un día me desmayé. Fiebre. Sala de urgencias. Infección. Sepsis. Dijeron “vaya, si llegas a tardar 5 minutos más podrías haber muerto”. Tras años de testosterona mi sistema reproductivo se ha atrofiado. El doctor dijo que nunca había visto algo así. Mi cérvix se ha fusionado con mi útero. Se formó una infección. Esto es sepsis. Esto es lo que les pasará a la mayoría si no a todos nosotros. Nos dan la testosterona sin decirnos todos los efectos secundarios! Yo soy un ejemplo de lo que ocurre con el tratamiento prolongado. Por qué estamos tan asustados de exigir en nuestros temas de salud? Esto es muy serio. Nuestros médicos aún no hablan de atrofia. Por qué? Porque no saben. Es nuestra labor exigir responsabilidad al sistema de salud. Buck Angel.

Empecemos… ¿Qué es la atrofia?

Llamamos atrofia a la disminución del volumen o tamaño de un órgano o de un tejido orgánico debido a causas fisiológicas (normales) o patológicas. Esto se suele acompañar de fibrosis que es la sustitución de las células que ya no son funcionales por tejido fibroso (inerte).

El cuerpo es una máquina que está perfectamente regulada. Por ejemplo, las glándulas (órganos que crean las hormonas) tienen un sistema de autorregulación muy eficiente que funciona de la siguiente manera. 

Unas zonas del cerebro están especializadas en mantener unos niveles estables de distintas hormonas en la sangre. Para ello, tienen unos sensores que miden directamente los niveles que hay en la sangre. Si hay poca, liberan unos mediadores que van hacia la glándula determinada y les dicen que fabriquen más y además les da el estímulo para crecer o mantener su tamaño para hacer frente a la demanda. Una vez alcanzados los niveles normales, el cerebro deja de mandar esos mediadores y se queda midiendo los niveles en sangre para volver a mandarlo cuando se necesite más. Si no hay mediadores, la glándula disminuye un poco su tamaño. Pero como esto es algo que sucede constantemente y dentro de unos límites muy restringidos, realmente los niveles de hormonas se mantienen más o menos iguales y también el tamaño de las glándulas. Porque como decía, se trata de un sistema perfectamente regulado.

Pasemos a ver qué sucede específicamente con el aparato reproductor. En este caso, la glándula es el ovario o testículo (otras glándulas son el tiroides o las suprarrenales) y la hormona (aquí viene la clave) es la “hormona sexual” ya sea estrógeno o testosterona, el cuerpo no diferencia entre una y otra (ojalá algún día la sociedad sea tan fantástica como el cuerpo humano).

¿Qué ocurre cuando los chicos trans estamos en tratamiento con testosterona?

Principalmente que estamos metiendo la hormona sexual desde fuera (exógena) que va hacia la sangre que pasará por el cerebro. Y éste verá que tiene hormona sexual en un nivel normal (para eso nos hacemos la analítica y nos ajustan la dosis) entonces NO hace falta que mande el mediador para generar más hormona, que resulta que también es el que le da el tamaño normal a los ovarios. El mantener esto de manera continuada resulta en una atrofia y fibrosis de los ovarios y esto es FISIOLÓGICO (normal), ya que mantener un órgano que no está funcionando no es útil para el cuerpo y dedica la energía a otros procesos y no sólo sucede con los ovarios sino con todo, es un ajuste de oferta y demanda. Por ejemplo, si hacemos pesas nos crecen los músculos para hacer frente a esa demanda, pero si dejamos de hacerlo se nos atrofian ya que no es eficiente mantener algo que no estamos utilizando (la biología inventó mucho antes el método Marie Kondo).

Vale, pero si es todo tan fisiológico, ¿de dónde vienen los dolores que sienten muchos?

Pues sinceramente, no se sabe. Como médico, nunca había oído hablar de este tipo de dolor en pacientes transexuales (y básicamente nada relacionado con la salud de los pacientes transexuales). Yo llevo actualmente 6 meses en tratamiento con testosterona y nunca he sentido ese dolor, y eso que mis reglas eran muy abundantes y muy dolorosas. 

Tras las dudas de varios chicos sobre este tema me puse a investigar y a día de hoy si introduces “pelvic pain transgender” en Pubmed (la mayor base de datos de publicaciones en salud y biología) únicamente aparecen 5 resultados, de los cuales sólo 1 habla realmente de este tema, pero sólo reporta la descripción de 1 caso. Nada de causas, diagnósticos y mucho menos tratamiento. 

Lo que sí conocía previamente es el síndrome del dolor pélvico crónico que sufren algunas personas tanto mujeres como hombres. Pero se desconocen las causas, las vías de dolor así como un tratamiento efectivo. Es un tema muy complejo, déjenme que investigue bien y les iré contando.

A priori podría estar relacionado con la atrofia ya que es el principal proceso que ocurre en los ovarios de los hombres trans. Sin embargo, TODAS las mujeres postmenopáusicas en algún momento también presentan atrofia ovárica y no aquejan de este dolor. Además, me dicen que suele ser durante o después de las relaciones sexuales. Insisto, esto requiere de una investigación exhaustiva que haré próximamente. Agradecería que me ofreciesen la mayor cantidad de testimonios posibles para ver si podemos sacar algo de aquí.

¿Mayor riesgo de cáncer de ovarios o útero?

Sabemos por otros órganos que los tejidos atrófcos pueden (o no) tener mayor riesgo de cáncer por que al final se trata de un tejido que no está funcionando normalmente, pero también puede ser un factor protector puesto que esas células no se están dividiendo y que no están expuestas a estrógenos que sabemos que es la causa principal. 

Como cabe la posibilidad de que pueda aumentar el riesgo es necesario informar a los pacientes de un tratamiento que están decidiendo empezar. Pero también es obligatorio decir que hasta el momento no se ha reportado una mayor incidencia que en mujeres biológicas, ni de útero, ni de ovario, ni de nada. 

¿La atrofia causa sepsis y te puede matar?

La sepsis es una situación grave o muy grave en donde una infección grande (de donde sea) pasa a la sangre y genera una respuesta masiva del sistema inmunitario para poder matar a esas bacterias, pero como consecuencia también produce daño en otros órganos (corazón, riñón, vasos sanguíneos,…). No tiene absolutamente nada que ver con que exista o no atrofia en cualquier órgano. ABSOLUTAMENTE NADA QUE VER. 

Infecciones en los genitales femeninos pueden ser causa de sepsis (como lo puede ser una muela o un pelo enterrado), y digo femeninos por su particular anatomía: a grandes rasgos es un conducto que está abierto comunicando, sin ‘muros, el exterior con el interior del abdomen (peritoneo) a través de vagina, cérvix, útero y trompas de falopio. 

La enfermedad inflamatoria pélvica (EPI) se produce cuando las bacterias transmitidas sexualmente se propagan desde la vagina hacia el útero y peritoneo. Un riesgo aumentado de padecer esta infección sucede con la promiscuidad sexual, sin hacer juicios. 

Por lo que Buck Angel casi con total seguridad lo que ha tenido es una EPI que ha provocado una sepsis, que requiere intervención quirúrgica para drenar la pus del útero y lavar el peritoneo. Y una vez que están en la cirugía, ven la atrofia que tiene por el tratamiento de hormona sexual exógena.

¿Entonces es mejor operarse o no?

Por supuesto uno de los motivos para realizarse la histerectomía con doble anexectomía es por disforia. ¿Y qué pasa si no tienes? Aquí hay que plantearse el deseo de tener hijos biológicos (congelación de ovocitos) y/o de gestarlos. Si tienes dudas, no te operes por el momento hasta que lo tengas claro. Tranquilo, no se van a ir a ningún sitio, se puede hacer más adelante. Si tienes claro de que no quieres bajo ningún concepto, entonces mi recomendación es quitar esos órganos. Al fin y al cabo no están ejerciendo ninguna función y lo único que pueden hacer es degenerar en cáncer (igual que cualquier mujer) y tener que estar haciéndote las revisiones ginecológicas y pruebas de screening como la citología. Y si ya te costaba ir antes, ¿vas a ir ahora? 

En mi caso, como dije, llevo 6 meses en tratamiento con testosterona y me voy a realizar esta cirugía cuando lleve en torno a 1 año en tratamiento. Si interesa este tema y el de otras cirugías de reasignación sexual, díganmelo y hablaré más extensamente (técnicas, riesgos,…).

¿Podría aliviar mi dolor? 

Para poder contestar esta pregunta necesito investigar más sobre este tema, porque si no sabemos las causas no podemos dar un tratamiento, con lo que lo único que puedo decir es quizás sí o quizás no. Yo recomiendo la cirugía por los motivos que dije anteriormente. 

Soy un experimento”.

Aunque es un poco sensacionalista, tiene cierta razón en cuanto a que el tratamiento de reasignación de género es algo pionero. Pero siempre los tratamientos son pioneros en algún momento y eso es ley de vida. Por lo menos tenemos la opción de un tratamiento que nos hace vernos como nos sentimos y siempre está la posibilidad de no hormonarse, es una decisión propia.

“Es nuestra labor exigir responsabilidad al sistema de salud”.

No puedo estar más de acuerdo con esto. Tenemos que ser realistas y actualmente el colectivo trans aún no está presente en el sistema de salud como un grupo o una categoría y por ello no se le dedica la atención que merece, aunque va mejorando a pasos agigantados. No se realizan estudios (vías de administración, fármacos), no se investiga (dolor pélvico), financiación de tratamientos, no saben terminología de género,… En definitiva, no son conscientes de una realidad de la que cada vez formamos parte más pacientes. Por eso hay que dar voz a nuestros problemas de salud, porque si nosotros no insistimos y nos preocupamos, ¿quién lo va a hacer?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: